trabajo sin conflicto

A la hora de resolver un conflicto laboral es importante detectarlo desde la raíz y saber cuáles son las causas que lo han producido. Por ello, un aspecto clave es contar con una buena comunicación interna y de este modo los trabajadores se sentirán escuchados y tendrán motivos para hablar si les perturba algo. Una comunicación sana puede hacer que se formen menos conflictos y el ambiente laboral sea más óptimo.

En cada equipo de trabajo es necesario un líder, que tendrá la misión de que su departamento funcione lo mejor posible y deberá resolver cualquier aspecto que le cause dudas a los empleados para evitar problemas futuros.

Causas de los conflictos laborales

Generalmente, hay algunas causas muy comunes en esta temática de conflictos de tipo laboral. El manejo de conflictos comienza conociendo la causa que los genera. Es habitual que los problemas en el entorno laboral procedan de este tipo de disputas.

Disparidad de intereses

El conflicto sucede cuando el trabajador se olvida de los objetivos generales del equipo de trabajo y tiende a preocuparse demasiado por sus propios intereses y metas marcadas.

Personalidades diferentes

Todos los equipos de trabajo están formados por personas diferentes y es muy complicado evitar cualquier tipo de conflicto en empleados de diferente carácter y personalidad. Además, también es común la falta de comprensión entre algunos trabajadores y los diferentes puntos de vista de cada uno hacen que puedan provocarse diferentes conflictos.

Pobre comunicación

Las formas de comunicación que adopta una empresa pueden llevar en ocasiones a malentendidos y discrepancias entre los empleados o bien entre el empleado y un mando superior.

Recursos escasos

En ocasiones los empleados muestran su desagrado con la dirección de la empresa porque deben competir por los recursos disponibles para desempeñar su trabajo. Si una empresa aporta a sus trabajadores pocos recursos, lo más frecuente es que surjan conflictos.

abordar la resolucion de conflictos

Sea como fuere, estas situaciones incómodas acaban creando momentos de malestar y tensión que deberán ser tratadas por expertos en el manejo de conflictos. Estas figuras profesionales tienen el objetivo de transformar la energía negativa en una experiencia enriquecedora, que ayudará a todos a crecer y aprender de los errores cometidos.

Soluciones para resolver un conflicto

Existen diferentes técnicas para la resolución de conflictos. Repasamos estas cuatro dinámicas para intentar resolver los problemas que pueden aparecer dentro del ámbito laboral.

Facilitación

En el momento que hay un conflicto entre dos personas es bastante difícil que acaben resolviendo el problema por ellas mismas. Por tanto, es aconsejable que una tercera persona coja las riendas del problema y actúe como facilitador para dar una visión objetiva del tema y así poder solucionar el conflicto.

Mediación

Consiste fundamentalmente en que intervenga un facilitador más profesional. Es habitual que se contrate a una persona externa al equipo de trabajo y a la propia empresa para que intente solucionar el conflicto creado a base de negociar y generar un entendimiento entre las partes.

Arbitraje

Se utiliza en conflictos graves o bien en aquellos que necesitan una solución inmediata. Las partes implicadas delegan en un tercero, sea de la empresa o proceda del exterior. Normalmente este tipo de dinámica suele relacionarse con reclamaciones y demandas.

Indagación

Las personas afectadas requieren la ayuda de una o varias personas neutrales para que den su punto de vista sobre el conflicto. Tras este paso, se piden recomendaciones para resolver el conflicto y evitar que vaya a mayores la confrontación.

En PlanB Talent Management somos especialistas en técnicas de selección de personal y ofrecemos un método personalizado con el claro propósito de ayudar a las empresas a conseguir sus metas. Somos una consultora de recursos humanos en Madrid que generamos un diseño estructural basado en el talento y las habilidades que posee cada puesto de trabajo.