La mejor inversión es incorporar el empleado adecuado, retenerlo y crear el sentido de pertenencia y compromiso a la empresa.