Entradas

La inteligencia emocional está altamente relacionada con nuestra capacidad de comprender y gestionar nuestras emociones y las del resto de personas que tenemos a nuestro alrededor. Este tipo de destreza puede aplicarse en muchos contextos, pero en el ámbito laboral adquiere una mayor importancia que en otros.

Hay que señalar que aquellas personas que han decidido emplear la inteligencia emocional en este contexto notan signos de mejora palpables en su desarrollo profesional como en sus relaciones con los compañeros de trabajo.  Ayuda a gestionar el estrés laboral, es beneficioso para resolver conflictos y para aprender de los errores interpersonales.

A su vez, entendidos en la materia afirman con total rotundidad que tener unos altos niveles de inteligencia emocional está relacionado con una mayor aptitud para conseguir elevar los ingresos en su puesto laboral.

Habilidades que componen la inteligencia emocional

La capacidad de la persona para utilizar la parte emocional en los contextos sociales y las propias habilidades emocionales están muy relacionadas con los principios de la inteligencia emocional. Según Daniel Goleman, el creador de este concepto, la inteligencia emocional engloba estas cinco habilidades, que describimos a continuación.

Empatía

Definimos empatía como la capacidad para entender los sentimientos, emociones y necesidades del prójimo, es decir, ponerse en el lugar de la otra persona. Su protagonismo en el ambiente laboral es clave para lograr un clima positivo que ayude a la colaboración y a trabajar en equipo de manera eficiente.

Motivación

La motivación es válida para fijarnos metas de calado y poner todo nuestro empeño para conseguir el objetivo a pesar de las dificultades que aparezcan por el camino. En el ámbito laboral se manifiesta en un mejor servicio al cliente, además de mayor productividad y gran compromiso entre los trabajadores.

Autoconocimiento

Es la capacidad de entender nuestros sentimientos y estados de ánimo. A su vez, implica conocernos bien a nosotros mismos y con qué valores, metas y habilidades contamos. Dentro del entorno laboral ayuda a vislumbrar los primeros síntomas de estrés.

Autorregulación

Con la autorregulación nos referimos al control que dispongamos sobre nuestras emociones. Por ello, podremos jugar con ellas a nuestro favor. La inteligencia emocional en el trabajo puede servirnos de gran ayuda para controlar cualquier frustración y minimizar los problemas en nuestro ámbito laboral.

Habilidades sociales

Son todas aquellas destrezas que nos permiten relacionarlos mejor con los demás. En nuestro trabajo, la inteligencia emocional hace que progresemos adecuadamente gracias al respeto, asertividad en las relaciones laborales en todos los niveles, así como una mejor comunicación con los compañeros basada en la claridad y transparencia.

Liderazgo e inteligencia emocional, conceptos muy ligados

La inteligencia emocional en el ámbito laboral posee un papel esencial en todos los niveles de la cadena de mando. Si se dan importancia a las fases creadas para comprender el complicado concepto de esta clase de inteligencia, es muy habitual que se asocie con el liderazgo dentro de las empresas, ya que dentro de estas es vital una interacción social adecuada para que el equipo de trabajo rinda cada día.

Aquel líder que posea una inteligencia emocional más bien limitada no dispondrá de las habilidades necesarias para motivar y mandar sobre los miembros de su equipo de trabajo.

En PlanB Talent Management somos expertos en técnicas de selección de personal y creamos un eficiente método personalizado para cada caso con la premisa de ayudar a las empresas a conseguir lo que se proponen. Además, logramos que el empleado sea una parte fundamental dentro de su compañía y nos distinguimos por ser una consultora de recursos humanos rigurosa que basa su éxito en el talento.

A lo largo de nuestra vida profesional, la motivación laboral es un aspecto vital para desempeñar correctamente el trabajo que tenemos que llevar a cabo. Sin duda, es un elemento de elevada importancia y por el que las empresas están apostando cada vez más en los últimos tiempos. Estas buenas medidas empresariales pueden hacer más productivo al trabajador y en el artículo de esta semana vamos a repasar algunas de ellas.

Es necesario tener en mente que nuestras emociones están muy relacionadas con el desarrollo de las funciones en nuestro trabajo. Además, estas emociones vienen muy ligadas a la motivación. Cuando nos falta esa pizca de interés  y no nos encontramos realizados con el trabajo que desempeñamos, esto nos va a pasar factura y la productividad será mucho menor que si estamos realmente motivados.

Participación en la empresa

La integración y participación del trabajador es algo esencial para este y es vital que los empleados se sientan parte importante de la empresa donde están contratados. Desde la llegada del trabajador hay que crear unas medidas de integración de los empleados en la organización. A su vez, es recomendable permitir la participación de los trabajadores y que aporten nuevas ideas que sean beneficiosas para la empresa y que mejoren diferentes aspectos de la compañía.

Colocar al trabajador en el puesto adecuado

Si integramos correctamente al trabajador en su lugar de trabajo su puesto debe estar asociado a los conocimientos y capacidades que este posea. Hablando de los aspectos que más se valoran en el ámbito laboral, la confianza y la autonomía son dos de los destacados. La autonomía del empleado genera más implicación y compromiso en el desempeño del trabajo, una necesaria autoevaluación y la estimulación de las habilidades personales para atajar los problemas del día a día.

técnicas de motivación laboral

Formación en la empresa

Cada vez es más notorio que contar con formación para los trabajadores en una empresa supone una motivación añadida a los empleados. Una buena formación es sinónimo de un mejor desarrollo profesional dentro de la compañía, que permitirá a los empleados adquirir nuevas habilidades y conocimientos para mejorar su situación laboral o incluso promocionar a otros puestos de mayor calado.

La importancia de los beneficios sociales

Los beneficios sociales, que consisten en destinar una parte del salario en prestaciones gratuitas, son otro factor importante a la hora de valorar una empresa. Desde el seguro médico, planes de pensiones, guardería, tickets de comida hasta ayudas escolares, son algunos de los servicios sin coste que las compañías proporcionan a sus trabajadores.

Cuando los salarios se congelaron consecuencia de la crisis económica mundial, muchas empresas crearon un sistema de beneficios sociales para compensar esa pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores. Esta clase de ayudas gustan mucho a los empleados, más si cabe en momentos de recesión económica, donde las familias no cuentan con tantos recursos como querrían.

Apoyo al empleado

Si hay un aspecto concreto para valorar a una empresa positivamente, ese es preocuparse por el bienestar personal de sus empleados. La relación con los trabajadores debe estar basada en el trato cordial dentro de un entorno profesional, donde se trate a las personas con confianza y cercanía. Los empleados necesitan sentirse apoyados para desarrollar de la manera más eficaz las tareas que tienen que realizar.

En PlanB Talent Management nuestros expertos en gestión de talento te ofrecen un método totalmente personalizado con el objetivo de ayudar a las empresas a materializar sus objetivos. Además, somos una empresa de consultoría en recursos humanos donde generamos un diseño estructural que versa en el talento y las habilidades que ofrece cada puesto laboral.

La importancia de la felicidad en el trabajo esta demostrada y distintos estudios dan hasta un 30% más de productividad a aquellos empleados que disfrutan con lo que hacen y se sienten felices.

Una reciente encuesta realizada entre trabajadores de más de 100 empresas, demuestra que los aspectos más importantes dentro del entorno laboral para conseguir la felicidad, son disfrutar de un buen ambiente y contar con un horario que permita conciliar la vida personal con la profesional. Estos aspectos estarían en los 2 primeros puestos, quedando relegado al tercer puesto el recibir un mejor salario, incluso este estudio refleja que más de la mitad de los encuestados (59%) dijo estar dispuesto a cobrar un menor sueldo a cambio de ser más feliz en su trabajo actual.

alcanzar la felicidad laboral

La felicidad en los puestos de trabajo se ha convertido en un tema de vital interés, no sólo porque las personas alegres proyectan un impacto positivo sobre quienes las rodean, sino también, porque se trata de un aspecto clave para aumentar la productividad laboral.

 

Implementar estrategias que mejoren la calidad de vida genera sentido de pertenencia, agradecimiento y orgullo por el lugar en donde se trabaja. A la mayor productividad debemos sumar también la mejora de la salud en hasta un 20%, algo que se traduce en menores tasas de absentismo, reducción de conflictos, y un mayor compromiso con la empresa.

La motivación, más allá del salario, es clave para cultivar el talento humano en el interior de una compañía. Por lo tanto, la felicidad en el trabajo se esta convirtiendo en un aspecto tan importante que las empresas están desarrollando sistemas para mejorar su ambiente laboral.

El salario emocional es de suma importancia para que los empleados estén felices, las empresas ven retribuido ese bienestar con beneficios como estos:

  • Se combate el estrés y libera tensiones.
  • Incrementamos la generación de ideas creativas tras la liberación de endorfinas.
  • Genera una mayor motivación aumentando la productividad.
  • Impulsa una comunicación más fluida.

se filez en el trabajo

La realidad en España nos dice que 6 de cada 10 trabajadores españoles consideran que su empresa no aplica políticas dedicadas al bienestar y la satisfacción del empleado. Sin embargo, 9 de cada 10 las tiene en cuenta a la hora de buscar trabajo.

Cuando iniciamos procesos de selección y no conseguimos incorporar los perfiles que consideramos totalmente adecuados debemos preguntarnos si somos una empresa feliz donde las personas quieran incorporarse.

Únete al diseño de empresas felices.

Clave 1#DEFINE LA ESTRATEGIA Y ALINEA A TODA LA ORGANIZACIÓN

Es fundamental entender que la Experiencia del Empleado es una estrategia que nos a afecta a todos. Todos formamos parte de la experiencia. Todas las decisiones que tomamos, generan emociones en el cliente, y esas emociones tienen un impacto en el negocio de la compañía.

El fundador y CEO de Amazon, Jeff Bezos, afirma que “tu marca es lo que la gente dice de ti cuando no estás delante”. Qué importante es la opinión de tus empleados sobre tu marca!, y lo es porque exactamente lo que dicen de ti es lo que finalmente transmiten a tus clientes.

Clave 2#CONOCE Y COMPRENDE A TUS EMPLEADOS

Si queremos diseñar interacciones y experiencias que les emocionen y les apasionen, debemos entender las diferencias entre cada uno de ellos.
Que una experiencia sea WOW para un empleado, no implica que lo sea para todos. Analiza sus perfiles. Lo peor para tu negocio es un empleado desmotivado y no adecuado a la posición que esta cubriendo.

Clave3#DISEÑA SISTEMAS COLABORATIVOS, DIFUNDE INFORMACION INTERNA

Uno de los objetivos es que nuestros empleados lleguen a tener “sentimiento de pertenencia”. Diseña un sistema donde cada empleado tenga un sentimiento de utilidad y necesidad dentro de la compañía, se trata de crear una vinculación a la misma más fuerte. Añade un sistema de comunicación corporativa, eficiente y participativo.

Clave4#DESARROLLA UN «EMPLOYEE VALUE PROPOSITION»

El EVP o propuesta de valor para los empleados, no es más que aquello que ofrecemos a nuestros actuales y potenciales empleados, por qué un empleado debería trabajar en tu empresa y no en otra y que es lo que nos hace únicos.

Clave5#ELABORA KPI, MECANISMOS DE MEDICIÓN Y EVALUACIÓN

Cada acción debe tener unos objetivos y estos deben ser medibles. Para poder medir, necesitamos asociar un KPI a cada objetivo y definir los mecanismos de medición y evolución. De esta forma podremos ver los avances y corregir en caso de ser necesario. El fin es reconocer los méritos dentro de la compañía, valorarlos y premiarlos.

¡Hablamos!